Fluir SÍ...Vagar a la deriva NO...


Como tantas otras cosas, en esta sociedad rápidamente cambiante, anhelante de estar siempre al día, la palabra FLUIR es "tendencia" - como diría una fashion victim -. Ahora se ha puesto de moda, todo ha de fluir, y todo el mundo se apunta al carro del fluir y el dejarse fluir...Pero, qué es realmente fluir?.

Escucho con demasiada frecuencia el término fluir, asociado a la toma de decisiones o al hecho de tener que posicionarse en un momento determinado, "no, es que hay que dejar que la vida fluya y permitir que ocurra lo que tiene que ocurrir...", ya...¿¿¿???. Pero, eso en qué se traduce realmente?.

He advertido que detrás de muchos de esos "fluir" lo que realmente hay es miedo a la toma de decisiones, al posicionarse, al decidir con criterio qué es lo que quieres, decirlo, defenderlo y llevarlo a cabo. He escuchado muchos "fluires" cargados de excusas para no afrontar la realidad que se estaba viviendo, bajo la evidencia de negarse a construir su propia vida.

Una cosa es FLUIR y otra muy distinta VAGAR A LA DERIVA, o no responsabilizarte de tu propia vida. Una cosa es aceptar las cosas como van viniendo, intentado afrontarlas con la mayor madurez y responsabilidad posible y otra, es permanecer como agente pasivo de tu propia existencia, esperando a que otros hagan lo que te correspondería  hacer a ti.

El Fluir en la vida, lejos de posicionarte como agente pasivo, requiere de un continuo trabajo de atención sostenida y toma de conciencia de las cosas que van ocurriendo en tu entorno, para ser consciente de la realidad en la cual te encuentras inmerso y a partir de ahí CREAR tu propia existencia, no sin antes tener en cuenta que muchas de las cosas que hayas proyectado no van a salir tal y como quieres, y es ahí donde te mostrarás a ti mismo si realmente has aprendido a Fluir con la vida o no.

Aprender a fluir con la vida requiere trabajo y tesón, requiere de una actitud proactiva y propositiva, requiere del valor suficiente para afrontar las caídas, y sopesar con sabidurías los momentos de encumbramiento. Fluir con la Vida no es dejar que las cosas ocurran sin más, con una "subida de hombros" para acompañar, fluir con la vida es hacerte responsable de la misma, y ser lo suficientemente honesto par decir esto SÍ o esto NO.

En definitiva, a mi modo de ver, el Fluir en la vida requiere de honestidad para con uno mismo y para el resto de personas con las que compartes tu vida. Eso requiere valor, y en ciertas ocasiones soledad, ya que no todo el mundo está preparado para relacionarse con personas honestas, conscientes y consecuentes con su propia vida.

Pero lo contrario es divagar y vagar sin rumbo, dejar ir sin ser conscientes de lo que está aconteciendo en cada momento, y sí, podrás estar "acompañado" de miles de personas que hacen lo mismo, pero en el fondo es cuando permaneces verdaderamente solo porque tu vida no tiene esencia.

Por lo tanto, la próxima vez que emplees el término Fluir observa con detenimiento si verdaderamente estás con ello adentrándote en lo verdaderamente importante, diciendo Sí a la Vida de manera responsable y consciente, o si por el contrario estás dando la espalda a todo aquello que merece ser vivido.






No hay comentarios: