La Contemplación del Instante

La vida es eso, un sólo instante. Un abrir y cerrar de ojos, que pasa fugazmente.

Contemplar ese instante fugaz con serenidad, atención y ecuanimidad, tiene su truco, y el truco se llama práctica. Practicar a cada instante la observación sostenida del instante, es la única manera que tendremos de darnos cuenta de que la vida esta ahí y nosotros participando de ella.

Si no lo hacemos así, tenemos la sensación de que la vida pasa corriendo ante nosotros, sin que podamos alcanzarla.

La Contemplación del Instante presente es el único camino hacia la Vida Plena y el sentir profundo de la misma.

Observar y sentir tu cuerpo a través de la respiración consciente.

Observar y sentir la vida a través de la atención sostenida de cada uno de los pasos que damos a lo largo del día.

Observar y sentir de manera consciente el aliento que inhalamos y exhalamos.

Observar y sentir los latidos de nuestro corazón siendo conscientes de estar vivos.

Observar y sentir cada trozo de comida que ingerimos, siendo conscientes de que nos alimentamos para vivir.

Observar y sentir la música que nos hace vibrar.

Observar y sentir, observar y sentir....

Respira, observa, siente, indaga, camina con atención...vive con dignidad la vida que te ha sido regalada.