Los padres, esos maravillosos Seres

Nada más venir a este mundo, nos encontramos con las dos personas más generosas que nos vayamos a encontrar a lo largo de toda nuestra vida. Nuestros padres.

Serán las más generosas, independientemente de lo que ocurra a lo largo de nuestra existencia, porque esas dos personas te van a regalar lo más valioso e importante que vas a tener jamás TU PROPIA VIDA.
Ante eso no hay nada más grande, nada más valioso, ni nada más importante. Jamás podrás devolverles ese "Gran favor" que te han hecho.

Pero además, si todo ocurre dentro de cierta normalidad, esas dos personas seguirán dándose a tí de manera incondicional a lo largo de toda su vida, y después de ella también. Todas y cada una de las cosas que nuestros padres hacen por nosotros, nos dan y nos regalan lo hacen desde el más profundo y sincero Amor, ese Amor Universal e Incondicional que los padres, mejor que nadie, saben lo que es.

A mí me han tocado los mejores. Ella, mi madre. Maravillosa y gran mujer, que afortunadamente todavía comparte tiempo, espacio y corazón con todos nosotros. Capaz de entregarse sin medida y con gran humildad a quien lo necesita. Madre ante todo y orgullosa de serlo, con ganas de vivir y de que los demás vivan. Esa mujer que siempre tendrá las palabras justas para cada momento, un abrazo para reconfortar el alma y un buen puchero de caldo cuando lo que hay que reconfortar es el cuerpo.
Él, mi padre. Gran hombre, valiente y honrado, que hace ya algunas lunas partió cual Pegaso hacia las estrellas, pero que desde ellas, sigue blandiendo su espada por los suyos con honor y orgullo, arropando nuestras almas desde ese otro Plano que solo conoce la Bondad Absoluta.
Gracias a ellos dos, a su amor y su compromiso, hoy somos una pequeña gran tropa que miramos a la vida con ojos espectantes.
Gracias a ellos soy quien soy, soy lo que muestro al mundo, con orgullo de hija y un alto sentido de pertenencia a un Gran Clan. Un Clan con un valioso legado compartido y vivido que a cada uno de nosotros nos posibilita crear y generar nuestro propio legado por y para las futuras generaciones.
El Círculo de la Vida se perpetúa y crece. El Círculo de la Vida existe gracias a ellos.
Gracias Papá, Gracias Mamá...

Nuestros héroes cotidianos y el final de la cuenta atrás

Desde que somos pequeños nos muestran que los héroes son aquellos que tras un antifaz y una capa, son capaces de hacer cosas extraordinarias sin apenas esfuerzo. Sin embargo, para mí, los verdaderos héroes y heroínas son aquellas personas, aparentemente normales, que sin capa, sin red a la que caer, dando la cara y no sin dificultad, son capaces de hacer frente a la vida encarándola de la mejor de las formas posible.

El enlace de hoy se lo dedico a dos pequeños grandes héroes que han demostrado su valía, su valor y su grandeza al mundo, casi sin pestañear. Dos personitas que cada día se han levantando mostrando al mundo la mejor de sus sonrisas y regalándonos a todos sus mejores ocurrencias, con la vista puesta en el horizonte esperando a que el gran héroe que los inspira vuelva a cruzar la puerta. Y todo ello acompañado desde el silencio, la comprensión y el amor de otra gran heroína.

Estos dos pequeños seres, absolutamente maravillosos y llenos de amor, han regalado su madurez, su valentía, su sencillez y su saber estar ante las dificultades o momentos poco agradables en los que en ocasiones nos coloca la vida.

Desde sus miradas de pequeños sabios, han sabido mostrarnos la alegría de vivir y la virtud de la esperanza. Han sabido recordarnos que la vida se vive minuto a minuto, y sin perder la vista en el horizonte seguir disfrutando del momento presente sabiendo, en lo más profundo de su corazón, que ya quedaba un día menos para ver hecho realidad su sueño.

La mirada ante la vida, de estos dos pequeños grandes héroes, nos ha hecho ser algo mejores a los adultos que les hemos acompañado en esta etapa de su vida, nos han recordado la alegría de vivir, de estar y de compartir, nos han mostrado lo verdaderamente importante de la vida: sonrerir, vivir, disfrutar, ser sinceros y honestos con lo que en cada momento hemos sentido y mostrarnos que la vida es algo muy sencillo que merece ser la pena ser vivido.

Ellos dos han vivido una pequeña gran aventura en los últimos meses, una aventura que les ha enseñado quienes son en realidad, y ahora la vida, como a todos los héroes les trae un gran regalo. El final de la cuenta atrás se acerca.

Gracias Alejandro y Jorge por ser nuestros pequeños héroes. Os quiere, vuestra tía.