La enajenación del ser humano

Es triste comprobar, que a pesar de estar avanzando hacia una nueva etapa de apertura y crecimiento, actualmente vivimos en el momento más oscuro de la noche.

Lo que oscurece con tanta negritud este momento, es la codicia del ser humano, que bajo tintes de pánico y miedo, estrangulan cada día a la Humanidad.

La Humanidad está triste, perdida y desesperada en muchas ocasiones, sin embargo se mantiene callada y espectante, porque siente estar asistiendo a un espectáculo dantesco difícil de creer en pleno siglo XXI.

Quiero creer que estamos viviendo un momento de balanceo, en el que las fuerzas del "bien" y del "mal" se están poniendo a prueba mutuamente, con la intención de que el Ser Humano sea capaz de creer en sí mismo, y continuar caminando sin miedo alguno, creyendo fielmente en si mismo, en su potencial, su inteligencia y sobre todo en su humanidad.
Sin embargo, hasta que eso ocurra, me temo que la Humanidad entera va a tener que vivir el momento más oscuro de los últimos tiempos, con la esperanza de alcanzar la Luz en algún momento.

Hasta entonces tan solo nos queda una opción, seguir caminando, ya que si nos quedamos quietos será entonces cuando la negrura de la noche nos atrapará en sus fauces.

No hay comentarios: