Reinventando realidades a lo Lorelai Gilmore

No sé como os vendrá a vosotros pero, sinceramente, a mi me viene fatal que cada dos por tres me vayan diciendo que el mundo no tiene solución, que esto va fatal, que no hay salida..bla, bla, bla...¿habéis probado en los últimos tiempos a ver un telediario entero o a escuchar las noticias por la radio?. Si nos hiciéramos caso de todo lo que dicen y lo fuéramos repitiendo como un mantra a lo largo del día, al final del mismo nos meteríamos en casa y no volveríamos a salir jamás.
No, no penséis que soy una utópica, o que no me gusta afrontar la realidad o que me pongo un velo para no verla. No. Pero con toda sinceridad no me creo en absoluto que a lo largo de las 24 horas que tiene el día, no pase absolutamente nada bueno en toooodo el mundo.

Uno de mis personajes de serie favorito, Lorelai Gilmore, en uno de los capítulos de las "Chicas Gilmore", afirma que va a realizar su propio boletín de noticias en el que sólo aparecerán buenas noticias; pues sinceramente, a lo mejor tendríamos que empezar a hacerla caso. Hace unos días comiendo con unos amigos uno de ellos esgrimió: creo que deberíamos empezar a recopilar todas la buenas iniciativas que se fueran dando por el mundo, partiendo de nuestra propia realidad, y difundirlas. ¿Por qué no?, por qué no hacer algo así, ¿para qué están entonces las redes sociales?.
Sería algo tan sencillo como ir recopilando cosas buenas que nos van pasando a lo largo del día. No hace falta que sean grandes cosas, que si las hay mejor, pero dentro de nuestro cotidiano serían cosas tan sencillas como: mi pareja me ha llamado para decirme que me quiere, o mi sobrinos me ha regalado un dibujo fantástico, un buen amigo nos ha hecho unos muffins de escándalo, nos han cedido un cachito de terreno para poder hacernos nuestro propio huerto, hoy ha salido el arcoiris...y a partir de aquí comenzar a dar la vuelta a la tortilla. Sé que lo que aquí digo puede resultar infantil, pero en ocasiones las soluciones a los problemas más grandes se encuentran en gestos bien pequeños.
De los niños tenemos mucho que aprender, y ellos saben, mejor que nadie, el mejor modo de sacarle todo el partido a la vida. Seamos de nuevo un poco niños y miremos la vida con "ojos nuevos", compartamos lo bonito, que hay mucho, y demostremos a nuestro entorno que se pueden hacer otros "informativos".
Buenas noches...y MEJOR VIDA!!.