Decir Sí a la Vida

Hay que decir Sí a la vida, en el asentimiento está el Camino hacia la Serenidad.
Esta es la frase que he construido, y utilizo casi a modo de mantra, desde que comencé un nuevo curso acerca de Intervenciones Sistémicas. Es curioso lo que aprendes de ti mismo y de tu propio mundo, cuando te concedes el tiempo necesario para observar.
Decía que hace una semana descubrí eso del Asentimiento. En principio es un descubrimiento duro, ya que el asentimiento lleva consigo el hecho de decir SÍ a TODO lo que ocurra en tu vida, sin excepción, sea lo que sea "bueno" o "malo". Caray! piensas, como voy a decir que sí a una enfermedad o a una pérdida dolorosa, pero que soy humana no un dios.
Sin embargo, cuando adoptas la "posición" del Asentimiento, tu visión de la vida cambia. Todo está bien tal cual es, todo es perfecto, la vida es perfecta, porque incluso aquello que te provoca inicialmente más dolor, al final, te conduce hacia donde tienes que ir, te coloca en el lugar que tienes que ocupar.
Ahora que me detengo a observar esto, me doy cuenta de que es verdad. Cada una de las cosas que me han ido pasando a lo largo de la vida ha sido por algo, no hay cabos sueltos, todo es perfecto tal cual es.
Y a este nuevo paradigma, se le añade algo más, nada dura y permanece eternamente, todo pasa, todo cambia, todo evoluciona.
Sí, es cierto, hay que decir Sí a la Vida, porque la Vida es lo más gande que nos han regalado.

No hay comentarios: