Las Despedidas y Love Actually...

Ayer fue un día de despedidas y de anhelos de reencuentro. Fue uno de esos días en los que el estómago se te encoge y las palabras se quedan mudas en la garganta, y lo que se hace más importante son las miradas y el latir de tu corazón.
Ayer fue uno de esos días, en los que pude comprobar en primera persona, que es totalmente cierto lo que se dice en el inicio de una de mis películas favoritas, "Love Actually". En el fondo, en los aueropuertos, se respira mucho Amor. Amor de los que llegan y reciben, y Amor de los que se van y despiden. Ayer, en un acto de observación profunda, mientras esperaba que mi hermano cogiera un avión para iniciar una nueva andadura vital, permanecí atenta al entorno cercano a las puertas de embarque,y lo que ví fue absolutamente maravilloso, abrazos, besos, miradas de complicidad, lágrimas, más abrazos...
En ese lugar llamado aeropuerto, donde lo que se supone que únicamente hay son prisas, estress y traqueteo de maletas, te encuentras con el sentimiento más poderoso e importante de la vida de todos los seres humanos, el Amor.
Allí el Amor lo invade absolutamente todo, las esperanzas y anhelos de los que se van a descubrir nuevos caminos vitales, los miedos de los que no saben que les deparará el destino y buscan refugio en una llamada o en la mano de la persona que les acompaña, la ilusión del que recibe de nuevo a un ser querido...esperanzas, anhelos, sueños, miedos, nuevos senderos y entre todos ellos un sentimiento común, el Amor.
Es cierto, el Amor está en todas partes, lo único que hay que hacer es parar, observar, conectar contigo mismo, con tu esencia más profunda, y ahí está. Y lo mejor de todo no es que esté ahí, sino que lo compartes con todo y todos los que te rodean.
El Amor está en todas partes, y merece la pena vivirlo.
Os Amo.

No hay comentarios: